viernes, 6 de abril de 2012

Mi viaje a Londres (6ªparte)

Iniciábamos la recta final de nuestro viaje en un dia que se levantó gris y triste, tal como el Sr. Del Tiempo nos iba avisando los días anteriores, aunque como siempre en Londres, fue cambiando de color a lo largo del dia.
Así que pusimos rumbo a los grandes museos. Tan sólo había entrado en "mi amada Tate" y aquello no me lo podía permitir. Alfonso predecía que iba a ser un dia aburrido para él, pero el amor hace estas cosas.


Nuestra llegada a la National Gallery fue lluviosa. Hicimos fotos tristes de Trafalgar Square y entramos enseguida porque la lluvia pasó de calabobos a chaparrón.



 Alfonso al principio me seguía atento e interesado, pero el románico y el gótico son aburridisimos para quién no le interesa el arte. Así que tomó una postura inteligente: -Me siento en el sofá del centro y si hay algo importarte me avisas. -Perfecto, pensé yo. Por eso le quiero tanto, porque sabe hacerme feliz dándome tiempo. Yo, a cambio, le acompaño a los conciertos. 
Somos una buena pareja. Nos compenetramos.
De este modo, pasé la mañana paseando entre los dorados del gótico,  los interiores flamencos, la brillantez renacentista, el dramatismo tenebrista, la felicidad rococó, la alegría impresionista y insurreción vanguardista...Vaya chute!!! 

Al salir lucía un sol espléndido, pero solo me quedaba medio dia para ver el British y la Tate Britain, no me dará tiempo!!! Aixx....


Nos fuimos corriendo a buscar "The tube", pero como en Londres no puedes hacer grandes planes, porque siempre te sorprende algo...Ocurrió!! Allí estaba.


 Nos estaba esperando. Una foto y nos vamos... Acabamos subiendo al Routemaster, haciendo la 15. 
Fue fantástico!!! 





Desde Trafalgar Square nos llevó a través de Fleet Street, Ludgate Hill, Canon Street, Eastcheap Great, hasta la Torre de Londres.

video

Desde allí, ahora si, cogimos "the tube" hasta Bloomsbury. Me hubiera gustado pasear por sus calles con más calma y encontrar las casas de Virginia Wolf o Dickens, pero no teníamos tiempo.

 Comimos en Bedford Square, justo al lado del British y sin café, ni reposo nos adentramos en la locura y orgasmo arqueológico.  El paraíso de Indiana Jones!!!  

Este a Alfonso si le gustó.
 Mucha piedra faraónica gigantesca, cariátides fugadas, momias viajeras, frontones perdidos, traducciones angulares...pero a mi lo que más me gustó fue la cúpula de Norman Foster....Aixx, soy una friki de la arquitectura moderna!! Que le voy a hacer...


De allí nos echaron, casi literalmente. Una señora inglesa y muy enfadada iba cerrando las salas. Así que nos quedamos sin ver algunas de ellas.

Los museos en Londres cierran alas 18´30, aviso a navegantes!!! La cerveza después del curro no se la salta ni los guardias de los museos ni los conservadores de arte...

En fín!! Me quedé sin ver la Tate Britain!!! Para otro viaje a Londres. -Déjate algo por ver para tener escusa para volver, me dijo alguien.
De todas formas, Ofelia me seguirá esperando flotando sobre las aguas del arroyo...


A esas horas en Londres solo quedan abiertos pubs y tiendas. Así que decidimos hacer lo que el horario nos marcaba.


Primero ir a "solo ver" tiendas. A Harrods!!


Nosotros decidimos pasar del lujo de relojes, joyas y ropa que no podremos nunca comprar y nos fuimos a la planta de juguetes y mascotas que nos parecía mucho más interesante.


Había tantas cosas para los gorditos...Hasta disfraces!!


Y peluches....


Un Elvisito!!



Rosi de Fraggle Rock a tamaño real!! Que guayy!!



Los príncipes!!

Desde allí nos fuimos a "casa" aunque empezábamos ya a tomar hábitos londinenses.
 Alfonso decidió mimetizarse con el lugar y salió corriendo escaleras a abajo diciendo: -Voy a hacer como ellos!!-
-Muy bien!!- pensé, -Yo sigo siendo muy mediterránea y esperaré a que las escaleras me lleven hasta abajo...-


Pero como los dichos populares tienen mucho de popular y de sabiduría, decidimos seguir uno de ellos: Allá donde fueres, haz lo que vieres.


No soy mucho de cerveza, pero tengo que reconocer que esta estaba buenísima y me la acabé en menos tiempo de lo que hubiera imaginado, y es casi medio litro!!

Después nos fuimos hasta Aston Apartaments. Teníamos que hacer las maletas, solo nos quedaba una mañana para poder disfrutar Londres. 

¿En qué la emplearíamos? Era una díficil elección...






2 comentarios:

  1. Yo quiero ir ,que desconsuelo espero algún día y no muy lejano poder sacar esas maravillosas fotos también .
    Ahhh te eh dejado un premio en mi blog te espero por allí.

    ResponderEliminar
  2. Tengo ganas de volver, qué envidiota.

    ResponderEliminar